viernes, octubre 17, 2014

Conectando Nuestro Yo Interno

Estimados lectores acá estamos nuevamente compartiendo aprendizaje, motivándonos cada día más y transitando por  el camino que nos llevara a nuestro éxito y meta personal.

En esta oportunidad traigo un tema al cual titule en mi mente “Conexiones.”  Como es que hoy día logramos conectarnos? Aparentemente en un mundo como en el que hoy vivimos, inmersos en la tecnología y redes sociales pensaríamos que cada día la distancia es más corta cuando se trata de conectar con nuestros familiares, amistades, conocidos y no conocidos y digo “no conocidos” porque tal y como sucede en nuestro caso, a algunos de ustedes tal vez no los habré conocido todavía personalmente; sin embargo, gracias a este medio podemos conectar nuestros pensamientos, reflexiones y experiencias, logrando sacar de nuestra conversa interna, lo mejor de cada uno e inclusive activando nuestras energías que finalmente son compartidas con otros logrando así una cadena que particularmente llamaría “Cadena de Amor” porque todo lo que se comparte de corazón, rebosado de energía positiva, alegría, esperanza, y fe es lo que yo llamaría “Amor.” Esa cadena de amor que se forma en pensamientos y acción, es para mí sin duda alguna “una conexión.” Ahora bien, en nuestro mundo actual lleno de tecnología y redes de sociales se moviliza cada segundo millones y millones de información. Toda información que va y regresa es conocida como “comunicación”; Sin embargo, el tema en esta ocasión seria: Hasta qué punto esa comunicación es verdaderamente una comunicación?

Por otra parte, tocaría analizar cuanto tiempo de nuestro diario vivir invertimos en este tipo de comunicación tecnológica y cuanto dedicamos a comunicarnos con nuestro yo interno.  Cuando digo, “comunicarnos con nuestro yo interno” me refiero a esa comunicación que inevitablemente debe existir entre nuestro mundo interior, para lograr conectar con quien realmente somos y que queremos, conectando así con nuestros sueños y metas a mediano ó largo plazo.

Podrías tú cuantificar: Cuanto de tu tiempo, dedicas a activar tus sueños propios y si ese tiempo es mayor al que dedicas a las comunicaciones tecnológicas? Responderías con gran facilidad. Cuando fue la última vez que conversaste con tu yo interno y  chequeaste como iban tus metas? Que requerías activar?  Cual fue la última conexión que hiciste que le agrego valor a tus sueños y te hizo dar un paso más al frente de ese camino que te llevara a verlo materializado?  Si lograste conseguir la respuesta fácilmente. Excelente, te felicito, esto tal vez quiere decir que haz conectado recientemente con tu yo interno, y que vas por buen camino desarrollando con paso firme tu plan y propósito de vida; Sin embargo, también estarán aquellos que no lograron fácilmente conseguir esa respuesta o inclusive tal vez no habrán visualizado hasta ahora, que para llegar a cumplir su meta requerirán conversar continuamente con su yo interno, descubriendo con más certeza lo que realmente quieren y logrando visualizar un panorama más claro hacia su meta.

Finalmente, partiendo desde mi creencia que todos tenemos sueños y metas, que solo requerimos de herramientas para perfeccionar nuestra estrategia para alcanzarlos, y conectándome con ustedes y muchos otros haciendo uso positivo de la tecnología y redes sociales, fue como nació la idea de este escrito para compartir con muchos aquello que yo desde mi mundo, aplico para conectar con mi yo interno y mis sueños. Nutriendo, fortaleciendo mis pensamientos y tomando acción hacia aquello que deseo y quiero lograr.

Esperando así que mi pensamiento y mi estilo de vida en particular, sirva para agregar valor a tus sueños y metas, acercándote más hacia aquello que deseas y quieres. Atenta a recibir más estrategias desde tu persona para nutrirnos mutuamente y conectarnos por: duvraskamendoza@gmail.com  / http://duvraskamendoza.blogspot.com/  a continuación te regalo algunas de mis principales estrategias.

Como conecto con mi yo interno?

Escuchando el silencio.
Leyendo un grandioso libro.
Escuchando música clásica.
Escribiendo mis sueños.
Visitando fabulosos lugares en mi mente.
Abrazando a mi hijo.
Amando mi vida.
Cuidando mi salud.
Pensando positivo cuando el camino es arduo de transitar.
Preguntando aquello que todavía no conozco.
Rezando y agradeciendo a Dios todos los días.
Amando a mi familia.
Sonriendo sin importar lo que pase.
Mejorando mis fortalezas y debilidades con la misma intensidad.
Enfocándome en mis metas.
Esperando activamente el próximo reto.
Disfrutando de mi éxito.
Aprendiendo desde los mejores maestros.
Enseñando mis conocimientos.
Llenando mi vida con todas aquellas cosas que ya tengo.
Viviendo mis propios sueños.
Soñando todos los días.

"Viviendo para soñar, soñando para vivir, ese es mi estilo de vida." 

Ahora mi estimado lector,  la tarea es tuya: Sueña, Activa y Disfruta.

Hasta el próximo sueño…

No hay comentarios: