viernes, junio 12, 2009

Sintonía de Aprendizaje



Soy solo una parte, de este gran universo de aprendizaje y transformación
Duvraska Mendoza


Aprendizaje en su concepto mas sencillo se encuentra definido como una de las funciones mentales más importantes en humanos, animales y sistemas artificiales. Se trata de un concepto fundamental en la didáctica, que consiste en la adquisición de conocimiento a partir de determinada información percibida.

Información percibida?, cuando pienso en ello me identifico y me remonto a aquello que he venido experimentando desde hace ya un tiempo e inclusive he convertido en mi filosofia de trabajo y propósito de vida.

Cuando comence a comunicarme con ustedes mis queridos lectores, poco a poco se comenzaron a unir mas transeuntes en este camino de los sueños, del vivir distinto, del despertar de otra forma, de comenzar de otra manera y de tantas otras cosas que nos relacionan y que tenemos en común.

Esta unión no es casual, no se trata de solo lectura, en mi realidad esta unión es transformación.Transformación exitosa, fantástica y ejemplar que descubro y desenmaraño con ustedes en este universo infinito de oportunidades.

De la palabra unión y transformación es que nace un escrito como este, dedicado a lo que llamamos y conocemos como “Masa Crítica” un efecto que nos permitira redescubrir el camino de nuestros sueños, del aprendizaje, de lo nuevo, de las realidades relativas y de convertir lo imposible en posible.

Masa Crítica
En física, es la cantidad mínima de material necesaria para que se mantenga una reacción nuclear en cadena.
“Masa” es cantidad
“Critico” es el estado de equilibrio dinámico en la reacción de fisión en cadena.
A manera de introducción mencionare el famoso experimento llamado por los cientificos como el “Mono Numero Cien”.

Experimento del Mono Numero Cien:
Durante la década de los años 50’s se realizaron estudios en un archipiélago de islas pertenecientes al Japón habitadas por colonias de la especie Macaca fuscata, un tipo de mono oriundo a esta región del mundo. El macaco japonés, o mono de nieve, como mejor se le conoce, es un mono de tamaño mediano con facciones increíblemente humanas, el cual vive a través del Japón en todo tipo de climas, desde zonas subtropicales con temperaturas templadas, hasta áreas heladas y montañosas (es el mono que más lejos vive del ecuador en el planeta). Debido a su alto nivel social dentro de sus colonias este mono ha sido objeto de todo tipo de investigaciones por parte de primatólogos, antropólogos y hasta estadísticos, los cuales han usado todo tipo de herramientas para observar la evolución de comportamiento entre estos macacos, en grupos e individualmente.

En 1952 algo interesantísimo sucedió en la isla de Koshima, una de las tantas islas al oeste del Japón habitadas por este mono. En aquel entonces un grupo de científicos japoneses iban todos los días a un área de la playa en donde dejaban comida para una de las colonias de macacos. La razón por la cual hacían esto era para atraer a los monos al descubierto y así poder observarlos más de cerca. Uno de los macacos era una hembra de 18 meses de edad a la cual bautizaron con el nombre de Imo. Los científicos se dieron cuenta que a esta monita no le gustaba el sabor de la arena de la playa en su comida, y que un día comenzó a llevar las batatas que ellos le traían a una quebradita cercana para lavarlas. En par de días su madre comenzó a hacer lo mismo, luego de que ella le enseñara ese truco de lavar las batatas, y más tarde, el resto de los compañeros de juego de la monita se unieron al nuevo hábito de limpiar la arena de la comida en la quebrada. Eventualmente los compañeros de juego de Imo también les enseñaron a sus madres este nuevo hábito, así que todos los macacos cercanos a Imo, de una manera u otra comenzaron a disfrutar del sabor de las batatas sin la arena. En par de meses Imo aprendió otro nuevo truco, el cual también fue aprendido por su madre, sus compañeros de juego, y sus madres: Imo comenzó a limpiar y a remojar las batatas en el agua de mar entre mordida y mordida, lo cual le daba un sabor salado a su manjar dulce.

Este comportamiento se limitó por unos años a las amistades de Imo y a sus madres, aunque poco a poco lo fueron aprendiendo otros miembros de la colonia. Entonces, un día en el otoño del 1958 lo inesperado tomó lugar. No se sabe si fue el mono número ochenta, o el número noventa, o si fue el mono número ciento cincuenta – el número exacto no se sabe, pero los investigadores decidieron llamarlo el mono número cien. Ese hipotético centésimo mono por fin un día aprendió el comportamiento de lavar las batatas en agua salada, y de repente, de la noche a la mañana, el resto de la colonia comenzó a lavar su comida en el agua de mar. Pero no sólo eso: en par de días otros científicos comenzaron a reportar el mismo comportamiento en otras colonias de macacos en otras islas, en sitios en donde el comportamiento de lavar la comida en agua salada era totalmente desconocido.
Las implicaciones de las observaciones en estas colonias de monos tienen unas ramificaciones extensas, inclusive este comportamiento ha sido observado en otras especies del reino animal, por ejemplo el Parus caeruleus en Gran Bretaña, una especie de pájaros silvestres los cuales en cuestión de semanas aprendieron a picotear las tapitas de papel de aluminio que cubrían las botellas de leche que los lecheros dejaban al intemperie en sus rutas a domicilios, también durante la década de los 50’s. Un comporatmiento que originalmente fue sólo observado en una sola vecindad, y que eventualmente se regó por todo el país.

La expansión del conocimiento e inclusive de la evolución según esta teoria se basa en lograr que cuando un determinado número crítico de participantes logra la consciencia, esta nueva consciencia se puede comunicar de una mente a otra.

Otros aportes interesantes a este efecto de masa critica, esta relacionado con la fisica cuantica, Albrecht Mahr psiquiatra y constelador apoya su trabajo en sus resultados y señala inclusive que la ciencia ha comenzado a proveer evidencias que confirman lo que han promulgado los maestros espirituales desde hace miles de años en lenguajes diferentes a los de la ciencia.

Mahr señala que un físico cuántico, quien había tenido la oportunidad de conversar con el Dalai Lama, logro en 1997, en su laboratorio, transportar partículas de luz unos cuantos metros. La información sobre el estado cuántico de dichas partículas se transfirió a otras partículas, y a esto lo llamo “Teletransportación cuántica”. Es decir, que la luz se puede transportar sin utilizar ningún medio conocido. Para Mahr, esta transferencia también se puede realizar entre seres humanos cuando nos vaciamos del “saber” y nos entregamos al “campo de la información” del otro.

Vaciarse del saber? tendra esto algo que ver con aprender a desaprender? Con ser facilitadores sin perder nuestro papel de aprendices, en mi caso identifico esta frase con la cuarta y quinta ley de Bob Pike “El aprendizaje ocurre cuando la conducta cambia” y “Nadie sabe cuanto sabe hasta que le toca facilitar o enseñar a otro” respectivamente.

Actualmente se reconoce que los estados cuánticos son muy frágiles, lo que significa que el solo hecho de observarlos, puede modificarlos. Así que, obviamente, debe existir una conexión de energía justamente allí, entre la mente sutil y la materia sutil.

Pero que hace que esto sea asi o que pueda ocurrir esta modificación? En este sentido, las personas deben practicar el retenerse a sí mismas y entrenarse a abrirse a lo que están percibiendo en un marco de total aceptación, sin decir: “Oh, no, esto no puede ser” Este estado de rendición, es el sentimiento o la cualidad espiritual que les permitira una una clara percepción.

Por su parte el biólogo Rupert Sheldrake, realiza su aporte cuando plantea en su teoría de “Campos Morfogenéticos”, que existe un efecto resonante, un efecto colaborador, que explica la interacción entre los campos.

Esta teoría, concibe al universo como un tejido dinámico de acontecimientos interrelacionados. La palabra “Morfo” proviene de forma y “Génesis” de creación. Los campos Morfogenéticos son formas creadoras, entendiéndose “campo” como la condición en el espacio que tiene potencial para producir una fuerza. Cada carga crea una “alteración” o una “condición” en el universo circundante, de manera que la otra carga se ve afectada.

Sheldrake afirma: "Cada especie animal, vegetal o mineral posee una memoria colectiva a la que contribuyen todos los miembros de la especie y a la cual conforman" De este modo si un individuo de una especie animal aprende una nueva habilidad, les será más fácil aprenderla a todos los individuos de dicha especie, porque la habilidad "resuena" en cada uno, sin importar la distancia.

Sheldrake sostiene que la mente no es sinónimo de cerebro, y que no permanece encerrada dentro de él, sino que “se extiende al mundo que nos rodea, conectándonos con todo lo que vemos” (Teoria de la Mente Extendida). Dicho de otro modo, nuestras mentes están sometidas a la influencia del universo circundante, pero también ellas dejan su huella en lo que las rodea.

Sheldrake realizó experimentos para demostrar que la transmisión mental o telepática del conocimiento se da en humanos. Uno de ellos consistió en que a personas de distintas partes del mundo se les dio un minuto para encontrar rostros famosos escondidos en un dibujo abstracto. Se tomaron datos y se elaboraron medias. Posteriormente los resultados se transmitieron por el canal BBC de Londres en un horario en el que la audiencia estimada era de un millón de espectadores. Inmediatamente de realizada la transmisión, se realizo el mismo test en otro grupo de personas en lugares donde no se transmite la BBC, y los sujetos que hallaron los rostros en menos de un minuto fue 76% mayor que el de la primera prueba. La probabilidad de que este resultado fuera una simple casualidad era de 100 contra uno.

Evidentemente, no todos los pensamientos o comportamientos son iguales, de modo que no todos crean un campo mental propio, sino que están sometidos a selección natural como lo están las mutaciones genéticas. “Si alguien tiene una buena idea que es del agrado de otras personas y que se copia, se extenderá y se volverá común”. ¿Qué pasa después? “Cuanto más habitual es, más inconsciente se vuelve. De modo que al final los patrones generales de la cultura simplemente se dan por sentados”. Una posible conclusión de este mecanismo es que el instinto es, en realidad, el recuerdo de un comportamiento ancestral. A este respecto,

Sheldrake opina: “El instinto depende de la memoria colectiva de las especies, construida durante generaciones. Por ejemplo, los perros pastores que nunca han visto una oveja, en general tratan de reunirlas antes de que hayan sido entrenados”. “Hay muchos hábitos inconscientes que nos afectan a todos a través de la memoria colectiva”.

Haz imaginado alguna vez que te encuentras en diversas autopistas de información por donde viajan los pensamientos e incluso la memoria de tu especie?, y que “cada vez que aparece una nueva forma de comportamiento –por ejemplo, una técnica deportiva o un juego de computador– se construye una experiencia que involucra a un gran número de personas”. Esta participación masiva de mentes hace que la nueva habilidad entre en circulación, creando un campo mental nuevo y específico para ella.

Ojala y la destreza con la cual los niños de hoy manejan las computadoras, video juegos, e inclusive sus habilidades de líderes, negociantes, facilitadores de aprendizaje y transformadores pueda verse como ejemplo palpable y no pura casualidad atribuyendole a este hecho de que ellos pertenecen a otra generación.

Yo por el contrario me pregunto e invito a quellos lectores que quieran reflexionar:

Como fue que llegaron a ser de una generación distinta?
Como hemos contribuido a esta evolución?
Que hacer para seguir evolucionando?
Podremos ignorar que regularmente hoy dia se dice que los niños de esta época nacen aprendidos, y entonces de donde proviene ese aprendizaje?

Yo afirmo que la transformación está en nuestras manos, definitivamente puede darse y podemos influenciar positivamente en nuestra vida y que muchos somos agentes resonantes de la sociedad, contribuyendo activamente al crecimiento mental, físico y espiritual de nuestra especie.

Cual es tu contribución a la especie, partiendo de una masa critíca y de su efecto resonante?.

Hasta el próximo sueño…



Ecos del Pasado. Constelaciones Familiares. Por Carola Castillo
Aromaterapia. Libro Práctico. Marcel Lavabre.
La conciencia del bebe antes de nacer. Wendy Anne Mc Carty
EL PAIS SEMANAL - 24-07-2005

No hay comentarios: