sábado, octubre 18, 2008

Tiemblo pero con Gusto...

Puede que hayan personas extrañadas o que se estén preguntando que habrá sido de mi?, que tienen tiempo que no leen un escrito nuevo. Que estará inventando? pensaran unos. Otros, en que andará?. Algunos otros ni se habrán dado cuenta y aquellos que sueñan simplemente dirán, esta soñando…

Mis queridos lectores puedo decirles todo lo que hice y también lo que deje de hacer en estos sueños infinitos hambrientos de escribirse; sin embargo, debo ir por partes porque ha sido increíble el mar de letras que ha pasado por mi mente y por mis manos. Lo que ha sucedido es que a pesar de la infinita inspiración y del don que dios me dio, he estado en constante pero constante Meditación en mis tiempos libres. Jajajajaja me sonrío solo con imaginarme la cara de un amigo, al cual cada vez que le menciono la palabra Meditación no solo le da curiosidad saber que hago en esos momentos, sino que hasta tiembla cada vez que se la digo jejejejeje y conste que no me burlo de el, sino que imagino una gran cantidad de gente temblando a un mismo ritmo como un baile, entonces entro en reflexión soñadora para preguntarte.

Tu tiemblas?

Te haz dado cuenta alguna vez cuanto, como y porque tiemblas?.

Pensemos en conjunto a ver…!!!! Cuantas veces se nos mueve el piso por circunstancias y nosotros temblando del miedo que nos da solo PENSAR que caeremos y que luego se nos vendrán escombros encima?

Aja!!! Si te ha pasado?

A mi?... Cansada de pasarme. Y es en la meditación que he logrado estar mas alerta de cuantas veces me pasa, en que circunstancias es mas fuerte el baile de sambito que diría mi mami, porque me sucede y que estrategias debo aplicar para que cuando pase sea menos apasionado el ritmo.

La idea no es que te deje de pasar, no señor eso a mi criterio seria “morir desde el mismo nacimiento”, lo mas grandioso que debe pasar es que ese baile lo dancemos cada vez a menor ritmo y mas concientes de su existencia.

Hace poquito me vino un ejemplo para regalar así que aquí te lo dejo.

Que es lo mínimo que puede pasar, si me quedo en medio de la calle parado mirando pal cielo pensando que puede venir un camión y llevarme por delante. Si tu respuesta fue: que me lleve el camión por delante, estas en lo cierto, eso es lo mínimo que puede pasar. Así que la decisión esta en si quedarte mirando pal cielo o cruzar la calle acompañado del mal de sambito. Recuerda, si cuando cruces la calle y estando de ese otro lado te lleva el camión por delante agradécele a Dios por salir a tu encuentro, sin duda es allí donde debías estar. No mires pa tras y deja los lamentos o arrepentimientos para cuando la rana eche pelos, es que si te hubieses quedado inmóvil el camión te hubiese llevado de todas formas pero y donde queda el valor que tuviste al cruzar la calle con tu tembladera y todo? eso definitivamente no tiene precio, eso te hace crecer cada día mas, eso conlleva a estimularte y a formar tu carácter y actitud hacia las circunstancias, eso te hace decir me llevo el camión pero no por haberme quedado parado sin hacer nada.

Cuanta dosis de sambitos requerimos para cruzar la calle?. A mi que me den la dosis máxima me encanta el baile de sambito, porque me hace sentir viva. Pero más que eso, que grandioso es saber que puedo estar en movimiento y que si me atropella el dichoso camión esa herida Dios la convertirá en un rasguño que yo me encargare de cuidar para sanar en aquellos momentos que por un golpecito u otro quiera volver a sangrar.

Hasta el próximo sueño…

No hay comentarios: