jueves, febrero 09, 2017

Con Alas para Volar

Pies para que los quiero si tengo alas pa' volar?" Frida Kahlo
Tal vez me he encontrado ausente de mis amadas letras, de este mi espacio; sin embargo, no he dejado de anotar lo vivido. Por estos días, mi mente se ha mantenido ocupada celebrando la vida y crecimiento de nuestros retoños,  Gabriel y Laleshka, que sin duda hoy a sus 15 y 12 años respectivamente nos han dejado a todos con un sabor a miel en el ambiente al saberlos convertidos en todos unos adolescentes con decisiones propias y una vida futura por decidir.  Por otro lado, me ha tocado asumir el resultado de ciertas vivencias, algunas propias y otras provenientes de mis compañeros de viaje, que sin nombrarlos espero tengan la oportunidad ahora de conectarse conmigo mediante este nuevo escrito que solo proviene de mi reflexión e inspiración soñadora.

Tengo la convicción que desde antes de nacer, justo desde ese momento en el que fui concebida por mis padres, allí en ese instante, no sólo se me dio la vida. Yo, que sólo parecía un frijol en movimiento, según algunos cuentan, dentro de la barriga de mí madre latiendo de alegría llevaba secretamente conmigo un capullito. Solo Dios sabia del contenido de aquel pequeño bolsillito en mi cuerpo. Justo en el momento exacto de mi nacimiento aquel saquito abrió regalándome así las más hermosas alas que nadie alcanzó ver y es que aquellas alas no eran para ser vistas por otros, ellas fueron hechas para sentirlas y usarlas. Con el tiempo fui creciendo y mis alas lo hacían conmigo y aunque en algunas oportunidades creí que ellas estaban listas para hacerme volar, no fue así. Yo seguía creciendo sin detenerme,  pero al parecer mis alas requerían un poco más de tiempo para lograr mantener un vuelo firme.  Así pasó algún tiempo, entre el deseo impaciente de alzar vuelo y la creencia inocente que aquellas alas requerían fortalecerse primero antes de alzar aquel ansiado  primer vuelo. Hasta que un buen día descubrí,  que mis alas se habían hecho para volar, que no importaba cuán alto o bajo yo volase, cuan firme o inestable mi vuelo fuese; ellas  no requerían espera alguna para abrirse y sostenerme, mis alas eran y siguen siendo lo suficientemente fuertes para soportar mi vuelo ante cualquier circunstancia.

Yo sólo requería confiar en ellas, alzar mi vuelo, dejarme llevar y permanecer optimista durante el trayecto de nuestro vuelo.  Por días viajamos juntas por los más hermosos paisajes, sosteniendo nuestro rumbo sin importar los devenires del camino. En todo este tiempo compartido hemos emprendido vuelos arriesgados y he logrado no reprocharme por aquello que he perdido. Y es que mis viajes me han enseñado que perdiendo también se gana. Hoy, con actitud perseverante y confiada en estas mis alas sigo alzando vuelo y soñando sin descansar, porque mis alas se hicieron para volar y yo nací para soñar.

Antes de finalizar, quisiera hacer valer mi reflexión ante Gabriel, Laleshka, mi familia en general (hermanas (o), padres, primos, tíos, sobrinos (a), y  en general a todo aquel amigo (a) o conocido (a) que quiera anexarse familiarmente conmigo que todos tenemos alas. Alas para volar tan alto como queramos, para hacer de nuestras vidas un viaje lleno de aventuras, que cada aventura emprendida con nuestras alas amerita riesgo y que sin duda el resultado de cada viaje deja consigo una experiencia. Que todo parte de una decisión y que aunque tomemos muchas precauciones para no descender en nuestro vuelo. El desalentar a nuestras alas y esperar por momentos perfectos para usarles puede dejarnos justo en aquella situación que tanto temíamos ocurriese si alzábamos nuestro vuelo. Finalmente, la diferencia entre usar o no nuestras alas, será solo en el resultado obtenido: Si desconfiamos de nuestras alas y decidimos no usarles no sabremos nunca como hubiese sido nuestro viaje y si por el contrario decidimos extenderlas al horizonte, podríamos descubrir con alegría y orgullo que nuestras alas se hicieron para volar.


Hasta el próximo sueño...

miércoles, mayo 18, 2016

"Todo lo que quieres se encuentra del otro lado del Miedo" Jack Canfield

Nuevamente acá estoy fusionando las letras, la meditación al estilo “Duvraska” y el aprendizaje diario. Hace días que vengo pensando en abordar este tema Miedo-Excusas, confieso que el titulo provino de noticias del acontecer diario acerca de mi país Venezuela y justo después de leer alguna de ellas me dije “cuando el miedo ataca, crecen las excusas” cierto que el gobierno de Venezuela en este momento pudiese ser llamado el maestro del terror y las excusas cuando se trata de mantener el poder y no otorgarle al pueblo lo que es de él, cohibiéndole el  derecho a exigir la libertad y el bienestar. El caso del gobierno de Venezuela constantemente se ve amenazado, según ellos, pero la pura verdad es que el  miedo a perder el poder, se ha convertido en el protagonista de la novela originando las mil y una excusas para combatir el miedo que sienten en terror atropellador hacia el pueblo de Venezuela. Lo dañino de este caso, es que el miedo de unos pocos conocidos como “Revolucionarios” y sedientos de poder no se conforman con vivir el miedo ellos solos, sino que contrariamente crean consternación en contra de su propio pueblo y sin escatimar recursos y mucho menos interesarle lo que provenga de su sentimiento de pánico bloquean sus mentes y buscan bloquear a toda Venezuela con la creatividad de sus excusas. En fin, yo pudiese tomar como ejemplo al Gobierno de Venezuela que le queda como anillo al dedo el título de este artículo; sin embargo, prefiero abordar el tema con ejemplos más sencillos porque definitivamente hacerlo con el gobierno de Venezuela como protagonista seria  adentrarnos en una “Historia sin Fin” creada en forma de circo.

Dicho esto, prefiero abordar el tema de los miedos y excusas con ejemplos menos densos que la política. Así que podemos comenzar, pintando un escenario en el cual el protagonista es una persona cualquiera. Una persona, con una ilusión de hacer algo diferente con su vida. Esta persona desea hacer algo, no sabe qué específicamente, pero está segura que quiere algo diferente.  Una persona a la cual le vienen mil ideas a la mente y se dice para sí misma constantemente “Listo, exactamente eso es lo que quiero.” Cambiando de idea continuamente cada vez que le viene uno de esos pensamientos rebote. Yo le llamo pensamiento rebote, porque como no tiene claro lo que quiere y aunque cada idea es mal genial que la anterior, va saltando de un lado a otro sin logro alguno, en vista que solo crea ilusiones y por tanto no concreta ninguna idea, finalizando peor que como comenzó.  Hasta ahora, solo describo lo que desde mi perspectiva, sería el principio de como el miedo comienza a perseguirte incansablemente y así sin poder evitarlo aparecen las incontrolables excusas. Justo en este punto, es cuando el miedo le entrega la batuta a las excusas y estas últimas se convierten en el lobo feroz del cuento. Ese, que solo está esperando que se aparezca contenta caperucita roja, en el bosque tarareando una canción, para darle otra ración de aullidos y hacerla retroceder, limitándole su espacio sin  permitirle movimiento alguno. Por otro lado, las excusas comienzan a crecer descontroladamente en la mente, incapacitando a esa persona y generando siempre la misma repuesta “No” un no con diferentes apellidos, pero al fin y al cabo un NO, un no puedo, no es para mí, no me lo merezco, no está fácil, no es conveniente en este momento, no creo que lo logre, no, y no, y no etc… conclusión el plan no es viable y ni siquiera se invirtió tiempo en accionarlo. Resultado= Caos, más miedo, más excusas.

Estimados lectores no digo que emprender una idea sea cual sea, será sencillo; pero, si estoy segura que será más cuesta arriba si no se tiene ni la más remota idea de hacia dónde dirigiremos nuestras  energías. Entonces hay que comenzar por el principio, y este no es otro que visualizar una meta, tener un sueño cualquiera no importa que tan loco parezca para otros, ese es tu sueño y meta. Y tú y solo tú necesitas creer en él.  Y resalto “creer en el”  porque creer es la clave para lograrlo. Segundo si tienes una meta y crees en ti, más que en tus miedos y excusas estarás mucho más cerca de salir airoso de este dilema llamado “Miedo-Excusas.” Los miedos y excusas siempre atacan, pero la única manera de combatirlos es haciéndonos más grande que ellos. Es creyendo en las habilidades que tenemos para lograr esa meta que tanto deseamos. Ahora que tenemos la meta clara y creemos en nuestras habilidades, el punto siguiente es  agregar un plan para llegar a la meta, es decir, planeamos el camino paso a paso hacia nuestra meta, como por ejemplo; Que recursos tengo? Que requiero para lograrlo? Donde encuentro información acerca de lo que quiero?  Como me conecto con personas relacionadas a mi meta? Que habilidades debo mejorar y cuales debo aprender? Que oportunidades tengo para lograr mi meta en corto, mediano o largo plazo? Cuanto tiempo debo dedicar a mi plan diariamente?  Cual es mi presupuesto? Basándote en estas y algunas otras preguntas diseñas un plan a seguir, buscando recursos ayudándote del internet, páginas sociales, amistades, círculos sociales a los que perteneces, familiares, amistades, etc.

Una vez creado tu plan restan dos cosas por hacer, Activarlo y Revisarlo con objetividad para rediseñarlo si así fuere necesario. Recuerda, Activar es el punto más transcendental para llegar a la meta, “sin acción no hay resultado”.
Por otra parte está el plan, el cual debemos manejar con suficiente flexibilidad para readaptarlo en el momento que se requiera. Ten presente, que tal vez en este punto del camino, puede que las excusas reaparezcan haciéndote saber que “el plan no es viable.”; sin embargo, en esta ocasión esta excusa puede ser muy oportuna y de mucha ayuda, pues nos  permitirá reevaluar y regalarle más creatividad al plan original.  Ten en mente. El plan puede cambiar pero, la meta debes mantenerla.

Finalmente quiero concluir, dejándote algunos puntos principales para que tus miedos y excusas no tomen más fuerza de la necesaria:

-        Si deseas algo, enfócate sin distracción. Metas solidas traen resultados seguros.
-        Cree en ti y reconoce tus habilidades para lograr tu meta.
-        Investiga y estudia los recursos que tienes y aquellos que requieres.
-        Diseña un plan de acción flexible y  suficientemente maleable para readaptarlo a nuevas circunstancias.
-        Acciona tu plan, trabajando a diario por tu meta.
-        Se constante y perseverante siempre enfocado en tu meta.
-        Mejora tus habilidades actuales.
-        Gana nuevas destrezas que te permitan destacarte y acercarte a tu meta.
-        Revisa tu plan original y readáptalo a tu situación actual.
-        Tu plan puede cambiar, pero tú meta No.


Hasta el próximo sueño y recuerda… 
                                                           Sueña, Activa y Disfruta.

martes, enero 27, 2015

El Número Mágico 13... “Bienvenido, y que se haga la Magia Gabriel”

“Nuevamente abro las páginas,  y el tiempo cae en mi mente.
Soy yo nuevamente. Libre, sonriente y orgullosa.
Orgullosa de mí y de ti.
Trazo líneas, que con el pasar del tiempo conformaran un hermoso paisaje.
Y tú, solo tú eres la razón y el paisaje al mismo tiempo.
Yo soy, y seré el aire refrescante que aliviara y calmara tus pensamientos,
Cuando el transitar por ese hermoso paisaje,
conviertas  la travesía en aprendizaje
y el aprendizaje en una aventura para compartir.”
Duvraska Mendoza

Este escrito quiero dedicarlo especialmente a mi hijo, Gabriel Alejandro, que ya algunos de ustedes conocen de una u otra forma personalmente o por mis escritos anteriores.
No sería un secreto decir que Gabriel es mi razón para ser madre, padre, mujer trabajadora, hija, hermana y tía. Gabriel, fue desde el día que pensé en concebirle más que una razón, más que una decisión, más que una responsabilidad. Es que en aquel tiempo imaginarme con un hijo era mucho más de lo que jamás yo pudiera imaginar. Así llego un día, que al mirarme junto a mi Gabriel Alejandro, entre mis brazos solo me demostraba a mí misma, la capacidad inmensa de amar, de trabajar y de visualizar un norte repleto de oportunidades para él. Cierto que los miedos invadieron mi ser, antes de decidir embarazarme y traerlo al mundo, bueno creo que cuando tomas una decisión en serio y observas con detalle las responsabilidades que vienen consigo por aquella decisión a tomar, el miedo es el primero en aparecer; Sin embargo, yo di aquel gran paso de convertirme en madre y fue cuando Dios me regalo la oportunidad de tener aquel angelito a mi lado.

Hoy, casi después de 13 años y convertido en un adolescente con un mundo lleno de oportunidades al alcance de sus manos, le observo y como un espejo vivo con él sus ansiedades,  preocupaciones, apegos y desapegos, alegrías intermedias, claridades nubladas, palabras a medias, letras no escritas. Como el tiempo, le envuelve su día a día y como él aprende a manejar su tiempo en su día a día. Ahora descubro como aquellas manos que antes podía yo cubrir con una sola de mis manos han crecido y ahora son ellas las que casi cubren las mías. Como con mis brazos abarcaba todo su cuerpecito y ahora son sus abrazos que casi terminan abarcando todo el mío.  

13 años mágicos han pasado y ahora será el quien se abrirá a un mundo para comenzar a descubrirlo tal cual es, ahora será el quien observara todo su alrededor y expresara sus propias opiniones, será el quien terminara decidiendo lo que en su cabeza cabe como cierto y lo que sin duda alguna su pensamiento le dicta que es su realidad.  Sera el momento, en el que me convertiré algunos días en el obstáculo que no dejara llevar a cabo sus más geniales ideas, en las que mis acciones y palabras generaran lágrimas de lamento o rabia porque su verdad será solo la de él y no la mía. En la que seré el puente hacia lo que no agrada solo porque lo sugiero y querrá sin duda derribarlo para tomar la ruta que según él es más acorde a la situación. Serán las circunstancias, en las que el amor por mi querrá desaparecerlo y preguntarse al mismo tiempo porque, será cuando se encontrara entre la difícil decisión si abrazarme o cerrarme la puerta de su cuarto para no dejarme entrar. Sera el momento en el cual sus amistades tal vez no sean las más ideales desde mi punto de vista. Sera el momento en el que la tecnología, amistades, amores y todo su mundo roben parte de su tiempo conmigo. Sera el momento en el que la soledad le visitara más constantemente. Sera el momento en el que el aburrimiento se hará presente en su diario y particular vocabulario. Sera el momento en el que se confundirá entre decir y no decir lo que siente y piensa. Sera el momento en el que se alejara y volverá a su ritmo y en su momento. Sera sin duda, el momento en el que su misterioso sentir arropara todo su ser permitiéndole descubrirse tal cual es.

En resumen mis estimados lectores mi hijo, Gabriel Alejandro está creciendo y es todo un adolescente.

A ti mi querido y amado, Gabriel Alejandro, ha llegado el momento para descubrirte y a pesar de lo que pienses un día recuerda que este es tu momento y de nadie más. Un momento para crecer en emociones, un momento para reconocer lo que sientes y sincerarte  al mismo tiempo con tus sentimientos y emociones. Un momento Gabriel, que solo tú vivirás en ti mismo y que tendrás que estar más alerta cuando en ocasiones creas que  la incomprensión, injusticia, y desatención  están presentes cuando tal vez no sea así. Cuando la soledad y el silencio acompañado de la distracción tocaran tu puerta y seas tú el único quien les permita quedarse a tu lado.

Finalmente quisiera aprovechar esta oportunidad para reflexionar juntos, e incluir al mismo tiempo la experiencia vivida durante nuestra adolescencia y destacar sobre todas estas palabras que le he dirigido a mi hijo, Gabriel Alejandro, que la vida es un cambio constante cada día, que no solo cambiamos a cierta edad, o por pasar de una etapa de la vida a otra. La vida te trae cambios a tu vida para permitirte crecer con cada decisión tomada. Y que así como en la adolescencia se destacan los cambios más grandes en nuestro físico, personalidad y manejo de emociones. La adolescencia y la adultez tienen algo en común frente a todos estos aspectos.

Primero: Necesitamos comprender que todo es un proceso y como tal hay que vivirlo, en su tiempo y momento preciso.
Segundo: Los miedos y confusiones emocionales, vienen a nosotros en cualquier etapa de nuestra vida y según mi punto de vista enfrentarlos, comprenderlos y vivirlos con respeto propio y responsabilidad es la vía correcta para seguir adelante frente a las adversidades.
Tercero: No siempre tenemos la razón cuando nuestras emociones se encuentran revueltas y comprometidas. En mi opinión personal lo mejor que podemos hacer es escuchar a otros e inclusive pedirles su punto de vista y una vez que nuestro temperamento emocional se encuentra relajado y en la posición de tomar una decisión, tomarla aquella con la cual tu corazón se siente más confortable.
Cuarto: Tomar distancia es una acción que debemos hacer de forma consciente y responsable, si dejamos que la distancia nos aleje por completo de nuestros seres queridos, amistades y demás; entonces,  la soledad invadirá todo el espacio donde otras personas que nos aman quisieran estar. Entonces, lo más adecuado respecto a este punto seria tomar una distancia planificada, esto nos ayudara a retornar a nuestro entorno de manera natural.
Quinto: Hoy día con la tecnología tocando nuestra puerta constantemente, en la tv interactiva, video juegos, tablets, computadoras, teléfonos, mensajería y redes sociales es más fácil perder la noción del tiempo que dedicamos a estos medios que a nosotros mismos y a las relaciones interpersonales, sean familiares, de amistades o de trabajo. La verdad es que creemos estar en contacto más directo con aquellos con los cuales interactuamos mediante estos medios, pero en mi opinión personal lo que hacemos constantemente es interactuar con una pantalla que ni siente, ni ve y al mismo tiempo perdemos el chance de conversar y distraernos con aquellos que si tenemos a nuestro lado y que sin duda pudiesen entregarnos más calor humano que el calor que transmiten los ventiladores de una computadora, tv, consola de juego o teléfono solo por un uso excesivo en un momento dado.

Quisiera extender un poco más este punto, porque noto que nuestro día a día está repleto de estos aparatos que así como traen conexión al mismo tiempo terminan desconectándonos y aislándonos de nuestro presente sin darnos cuenta y fácilmente podemos llegar a caer en “Adicciones Comportamentales”, entonces lo mejor, es que así como requerimos tomar “Distancia Planificada” para tener nuestros momentos de soledad, meditar, reflexionar o simplemente disfrutar. Así mismo y en igual manera requerimos de un uso “Consciente, Planificado y Responsable”  -CPR- de la tecnología, permitiendo convivir con el mundo real más tiempo que con el interactivo. Y vivir entonces una vida más sana y enriquecedora al interactuar personalmente con aquellos que tenemos a nuestro rededor.

No quisiera dar fin a este escrito sin decirles que todos somos adolescentes en un momento de nuestro vivir, y que tomar decisiones es lo más seguro, normal y constante en nuestras vidas. Que nos encontramos en la ardua tarea de tomar decisiones desde que abrimos nuestros ojos al despertarnos y decidimos si nos quedamos durmiendo o salimos a trabajar, estudiar o cumplir con nuestro compromiso, si nos cepillamos o no los dientes, si nos bañamos o no, si desayunamos o no, si vemos televisión o leemos un libro, si conversamos o jugamos video juegos, si atendemos el teléfono o interactuamos cara a cara con quienes nos rodean, si vez el juego final o trabajas hoy para obtener un futuro distinto, y así va pasando nuestro día en una constante pelea de decisiones.

Mis estimados lectores nuestras decisiones van de la mano con la actitud que tomamos frente a los cambios que se nos presentan y sin duda nuestro mañana será el resultado de nuestras decisiones del hoy. Entonces, seas tú niño, adolescente, joven, adulto, adulto contemporáneo, senior, de la tercera edad, anciano o similares decide con responsabilidad, actúa positivamente y con sencillez, y finalmente disfruta con el corazón para garantizar que tu mañana sea más alegre, saludable y próspero que el día de hoy.

Recuerda “Suena, Activa y Disfruta”



Hasta el próximo sueño…

jueves, noviembre 27, 2014

“Cree para Crear. Esa es la Clave”

“Es un día tranquilo en el que amanece tal vez un poco frío para algunos y para otros no tanto. Un día en el que solo levantarse de la cama puede convertirse en un dilema mental, entre levantarse y prepararse para estar listo para comenzar un nuevo día o sencillamente quedarse entre las sabanas calentitas. Parece un día en el cual, tal vez pueda llover a cantaros, nevar hasta convertirse en grandes nubes blancas que pisar, o por el contrario parece ser un día soleado y con excelentes temperaturas para disfrutarlo. En realidad puede ser un día, como solo yo puedo creer y crear que será. Así que en mi caso particular, hoy decidí que este será un día para comunicarme, agradecer, y disfrutar. Otro día para soñar, activar mis sueños y sonreír en el camino que Dios ha dispuesto para mí.”

Hoy te saludo mi estimado lector y descansando mis letras en mis propios pensamientos quiero pedirte que unamos nuestras experiencias y saquemos de ese mix lo mejor de ambos (de ti y de mí) y finalmente descubrir el camino hacia nuestros sueños, activando nuestros planes y así lograr materializar eso que tanto deseamos. “Así que, manos a la obra y comencemos.”

Haz analizado alguna vez quien eras hace unos 5 años atrás y quien eres ahora? Quien te rodeaba en aquel tiempo y quien ahora? Como te veías en aquel momento y si hoy te acercas un poco a aquella persona que imaginaste podrías ser? Si te gusta quien hoy eres, mucho más que aquel que eras hace 5 años? Y no es que yo sea de aquellos que les gusta mirar y alojarse en el pasado, no. En realidad, partiendo desde mi creencia, tengo que decir que para apreciar quienes somos hoy, es totalmente necesario mirar hacia  nuestro pasado y descubrirnos desde allí. Nótese, que subraye la palabra mirar porque mirar implica solo “echar un vistazo” lo cual es muy diferente si en vez de mirar decidimos “vivir” en el pasado y cuando digo vivir, es vivir tu ahora en el ayer lo cual no es muy recomendable cuando se trata de engrandecerte. Prosigamos…

En mi caso particular, debo confesarte que este ejercicio de mirar hacia el pasado ha sido de mucha ayuda para lograr visualizarme en el hoy mucho más grande, competente y capaz que ayer. Es que si yo te contase quien era yo hace 5, 7 o 12 años atrás pudiésemos pasar días sorprendiéndonos de la diferencia entre aquella Duvraska y esta que hoy día soy. Y que entre las muchas cosas que hoy día se suman a esa persona que hoy día soy la principal ha sido sin duda la “Fe.” Es que la fe, es la que logra que puedas ser resistente, fuerte, generoso, bondadoso, amable, creyente, exitoso, y muchas otras cosas más que son de total ayuda para convertirte en la persona que tanto deseas. En convertir tus sueños realidad y ser un ente de aprendizaje convirtiéndote en una persona que no solo vive y respira sino en otra que a su paso es capaz de dejar un legado de aprendizaje y amor.

La fe, sin duda alguna es una de las más grandes fortalezas que hoy día vive conmigo y que me diferencia para mejor de esa Duvraska que era hace años atrás.  La fe, es el movimiento del espíritu, ese que no se ve pero que vive dentro de ti fortaleciéndote y haciéndote capaz para enfrentar cualquier circunstancia. La fe, mi estimado lector es esa luz que llevamos dentro y que solo nosotros y nadie más puede activar, para hacernos capaz de hacer mirar hacia atrás y decirnos a nosotros mismos lo grande que somos y lo inmenso que es el amor de Dios; Sin embargo, tengo yo que mencionar que así como la fe, en mi opinión es el principal elemento para visualizar tu mañana, también en ocasiones se convierte en el elemento más difícil de conseguir para algunos. Es por ello que me atrevo a confesarte  cómo es que yo alimento mi fe día a día, para que tu si no estás cerca de ella puedas acercarte y si por el contrario ya lo estas, afirmes que la fe es tu motor de vida y crecimiento.

Para comenzar es necesario mencionarte que yo no siempre disfrute de mi fe como hoy día lo hago; Sin embargo ha sido en mis momentos más difíciles en la que mi fe se ha mostrado y me ha hecho saber que soy grande. En mi caso cada vez que recuerdo quien era yo en esos momentos en lo que viví alguna perdida (llámese perdida cualquier cosa sea material, física, relacional, laboral o cualquier otra) viene a mi mente los beneficios que he sacado gracias a la fe acompañada de esas situaciones inesperadas. Cuando hago ese ejercicio mental de mirar al pasado comienzo a hacer una especie de lista mental en la cual la única conclusión a la que llego, es que dichas circunstancias llegaron a mí para transformarme y no para castigarme y lamentarme.

Es que cuando echo un vistazo hacia atrás, reconozco a una Duvraska diferente una que conversa, visualiza, ama, cree y crea de forma más concentrada gracias a la fe. Es que cuando tienes fe todo se transforma y nada te falta, porque tus pensamientos están concentrados en todo lo que posees, en eso que abunda y no hay espacio para faltantes ni perdidas. Es que para crear oportunidades hay que creer primero, para avanzar hay que creer que hay un camino. Ahora bien, Donde está la fe? Como la consigo? Como hago para que se quede conmigo?

Yo parto de la creencia que la fe está en el corazón, en ese amor sincero que parte de nuestro corazón. Como es que conseguí la fe?   En mi caso fue cuando comencé a mirar mi pasado para engrandecerme y decidí solo echar un vistazo al pasado más que vivir en él. Así que, como no engrandecerme cuando al mirar hacia atrás puedo ver que esta Duvraska de hoy es totalmente saludable, mental, espiritual y físicamente. Que he sido capaz de aprender a mi ritmo y sacar provecho de mi aprendizaje, que si en algún momento mis pasos fueron débiles ayer, hoy puedo escalar montañas acompañada de la mano de Dios. Como no engrandecerme y sentirme orgullosa de mi misma cuando observo lo grande, hermoso, inteligente, saludable y generoso que es mi hijo hoy día, si él es fruto de mi esfuerzo y dedicación. Como no reconocer que cada día un reto enfrentado ha sido un reto ganado en experiencia así no se haya obtenido los resultados inicialmente planteados. 

Como olvidar que he contado con un techo que me protegido del frío, calor, viento, lluvia y pare de contar. Como no decir que cada bocado que ha pasado por mi boca ha sido una bendición. Como no agradecer que tengo amor y recibo amor. Como no apreciar a todas aquellas personas que me brindan su ayuda generosa y que me extienden sus conocimientos y experiencias para nutrirme a diario. Sería una falta de mi parte no darme cuenta que cada día que me levanto y salgo a la calle a trabajar no hay tempestad que me detenga para proseguir con mis sueños, porque Dios me ha dado la fe que me permite ser resistente. Como darle la razón a algunos cuando hablan de suerte  cuando yo creo en merecimiento. En realidad mi apreciado lector como pensar en vacíos si tengo tantas razones para sentirme llena de vida y dispuesta a enfrentar tantos retos como la vida me traiga. Como concentrar mis pensamientos en banalidades si mi fe soy yo misma, si Dios me ha otorgado todas las herramientas que requiero para seguir enfrentando mis días. Si la sonrisa es mi mayor arma y si con ella puedo llenarme y alegrar a otros tantos cubriéndolos de energía cuando creen desfallecer. Como pensar en oscuridades si yo soy una luciérnaga volando e iluminando mi propio camino, al mismo tiempo que el de otros tantos. Yo pudiese seguir dándote razones por las cuales me siento totalmente contenta y orgullosa de ser la Duvraska de hoy. Pero, ahora te toca a ti, mi preciado lector. Si comienzas concientizando los cambios que tu vida ha experimentado. Si concentras tus energías en las sumas de todo lo que posees y no en las restas por todo lo que te falta, te aseguro que lo que seguirá es la multiplicación de tus virtudes. Si te haces diligente contigo mismo y te felicitas por las experiencias ganadas. Entonces si logras definir lo diferente que eres hoy a partir de ayer y que te diferencia? Cuanto tienes hoy que no poseías ayer? Cuanto amor puedes tu lograr entregar? Y Cuanto tienes por agradecer hoy? Si cuentas tus logros y agradece tus fracasos porque igualmente suman en ti experiencia, si amas a la persona en la que te has convertido hasta hoy, si chequeas cuantas sonrisas regalas y finalmente que le agregarías en acción espiritualidad y mental, a ese tu que hoy día eres?

Tú tienes todas las herramientas para crear tu futuro, porque solo tú eres la clave justa para triunfar cuando crees en ti mismo y en tus destrezas.  Solo quisiera finalizar dejándote un corto pensamiento.

Cree para Crear. Esa es la Clave

Como siempre te invito a comunicarte conmigo mediante duvraskamendoza@gmail.com or Instagram @dubigsm #sueñaactivaydisfruta


Hasta el próximo sueño…

miércoles, octubre 22, 2014

Éxito: Es Sentirse Orgulloso de ser Venezolano

Soy Venezolana, Yaracuyana desde las tierras de Maria Lionza, que dicen… Y desde mi corazón Venezolano es que hoy deseo conectarme contigo, porque también eres venezolano sin importar de cual región, pueblo, ciudad. Lo que quisiera, es que te unas conmigo solo por el simple hecho de ser Venezolano, que sientas ese orgullo Venezolano que en estos tiempos más que nunca necesitamos recuperar.  Algunos tal vez pensaran que sí, que somos uno solo. Que somos iguales, tú, yo, el vecino, carnicero, panadero, maestro, abogado, estudiante, modelo profesional, actor, actriz, ama de casa, en fin todo aquel venezolano que te rodea. Habrán otros, que reconozcan como Venezolanos solo a un selecto grupo, porque desde su creencia ese grupo es al único que le duele su país. Inclusive habrá otro grupo que tal vez alguien desee excluir y no ser reconocidos como Venezolanos porque no estamos físicamente en ese país que nos vio nacer; Sin embargo, quisiera que por unos minutos mientras lees este escrito te pongas en la única posición de Venezolano, si tú eres y te sientes Venezolano con eso bastara para proseguir nuestra conversa.
Mi estimado lector si eres venezolano y “Sueñas en Grande” este artículo es para ti. He mencionado “Sueñas en Grande”  porque nuevamente desde mi creencia pienso que todos los seres humanos tenemos sueños y cada quien los atesora y valora de un modo particular. En todo caso si tienes tus propios sueños y los quieres materializar, no hay duda estos son tan grandes como tú. Sin embargo, pese a mi creencia que no me deja imaginar que exista alguna persona en este mundo que no desee algo en particular, cualquier cosa material, emocional, espiritual, etc. Debo mencionar, que nuestra Venezuela actualmente enfrenta un momento realmente estresante para muchos, que la violencia, inseguridad, el alto costo de la vida y muchas otras cosas más perjudican tu día a día, robándote la esperanza, fe y con ellas tus sueños. Y es precisamente allí, donde deseo conectar contigo desde la desesperanza y poca fe que tal vez estés experimentando. Se me ocurre que en este momento puede te estés preguntando que puedes hacer frente a todo esto que sientes está invadiendo tu vida y sueños.  Si tal vez, puedes seguir siendo positivo cuando vas al supermercado o a pagar tus cuentas y no tienes suficiente. Si, puedes pensar que saldrás a la calle sin el temor a que te roben, cuando estás viendo frente a  tu casa como roban a tu vecino? Si puedes permanecer tranquilo cuando vives a diario violencia a tu rededor? Y la verdad, es que no soy yo quien puede decirte que al momento de pagar tus deudas o vayas de compras le sonrías a la persona y le digas amablemente que no tienes para pagar, pero que estas actuando de forma positiva y esperas que la sonrisa baste para pagar. O simplemente, juegues a la negación y te digas que no está pasando nada, que nada te afecta, o como diríamos en criollo que todo te resbale, total p’ que estresarte. No, eso no es lo que deseo transmitirte porque tarde o temprano caerás en tus propias mentiras y al final del camino terminaras frustrándote más que al principio.
La verdad es que la única intensión de este escrito es hacerte sentir orgulloso de ser Venezolano que eres grande, que tienes sueños y que tú y solo tú puedes materializarlos. Que nadie te diga lo contrario, que no permitas que tus sueños se queden atrapados entre los hilos de la frustración, desesperanza y la falta de fe en un país.  En este momento, quisiera que observes bien lo que está a tu alrededor, que veas oportunidades en vez de imposibles, que converses contigo mismo y reflexiones sobre el vocabulario que utilizas a diario cuando te refieres a la situación del país o a tu vida particular en ese país llamado Venezuela, que construyas un mundo de posibilidades para ti, que sueñes a diario, que reces y te comuniques con ese que tú crees es tu Dios, no importa cómo le llames lo importante es que converses en silencio constantemente con ese poder que va  más allá de cualquier cosa. Ese, que puede hacer posible lo que creíste imposible.  Que te preguntes, como contribuyes a diario con la sociedad que te rodea y consigas una respuesta realista y a la vez grata. Que visualices como quieres que sea tu vida y que dentro de esa visualización puedas conseguir a esa Venezuela que tú quieres, no por milagro sino por tu contribución.
Ahora, se me ocurre que tú podrías estar conversando conmigo y en confianza me dices alguna, todas o muchas otras preguntas como estas: Aja… Duvraska muy bonita tu filosofía, pero como “carriso” hago todo eso? Como llego a conseguir esa Venezuela que me haga sentir confortable conmigo mismo, con mi familia, vecinos, amigos y todo aquel que me rodee? Como reencontrarme en este camino sin luz? Como es que puedo pensar en mis sueños si cada vez tengo menos de todo? Qué hago? Y yo, respondiendo a tus inquietudes podría comentarte que puede tengas razón de preguntarte todas esas cosas y más; sin embargo, mi estimado lector tendría yo que decirte que las respuestas a todas tus preguntas las tienes allí en tu corazón, pensamiento y mente. En tu propia mente habita la solución a todo ese panorama oscuro que según tú, te rodea. Es que mi estimado lector, si como Venezolanos nos maltratamos nosotros mismos en pensamiento, maltratamos el doble a nuestros vecinos por pensar distinto a nosotros y más grave aún, si a diario cada segundo que podemos  lastimamos de palabra y acción a nuestra hermosa Venezuela, entonces que pudiésemos esperar del ambiente que nos rodea si el único canal de comunicación que tenemos con nuestro país es el reclamo, envidia, frustración, descontento, y pare de contar…. “Es por ello, que te pido que en este momento reflexionemos juntos un minuto y te pongas los zapatos de Venezuela como país. Te imaginas que sería de ti, si todos tus familiares, conocidos, amigos y en general todo el que pase frente a ti, te dijese que no sirves para nada, que eres de lo peor, que no te ven futuro, que te iras hundiendo cada día en un hueco sin fondo. Que por más esfuerzo que hagas para salir adelante lo único que ganaras es fracasar. Pudieras decirme, como te sentirías? Serias feliz acaso con todas esas palabras de desaliento que provienen desde todo aquel que te rodea? Podrías levantar la cabeza en alto con facilidad y avanzar por un camino espinoso si nadie cree en ti y de paso tu confianza propia se ha venido debilitando a raíz del maltrato, malos pensamientos desde todos aquellos que te rodean.
 Entonces, de Venezolano a Venezolano. Si en vez de quitar, ponemos. Si en vez de criticar, aplaudimos. Si en vez de dejar de soñar, soñamos. Si en vez de ver oscuridad, prendemos nosotros mismos la vela y logramos unirla en una sola   para transformarla en esa luz radiante e infinita que todos necesitamos. Si en vez del fracaso, vemos oportunidades.  Si en vez de quejarnos, actuamos en pro y para construir una Venezuela mejor.  Si en vez de insultar, pedimos permiso. Si en vez de gritar, conversamos.  Si en vez de pelear, negociamos.  Pero sobre todas las cosas si en vez de pedir o esperar que nos den, hacemos y buscamos.  
Con todo esto, lo único que busco es lograr concientizarnos y aportar a nuestra Venezuela energía positiva para que ella y todos los que la queremos la veamos florecer en medio de ese camino rocoso que hoy enfrenta. Que sea nuestro pensamiento el que cambie, y que en todo momento te sientas orgulloso de ser Venezolanos, sin importarte un bledo si el otro actúa distinto, si existen otros que no están en tu onda de mirar en positivo a Venezuela y que por sobre todas las cosas logremos superar que la actitud de otros no  afecte nuestros, sueños,  tranquilidad y  estilo de vida que realmente queremos vivir, dejando así que ese otro que ya no eres tu viva, en sus excusas y en su papel de víctima. Como sabrán, ese que hace el papel de víctima en las historias tarde o temprano asume su fracaso y cambia o sencillamente no es parte final del cuento feliz porque no cabe. Mi estimado lector “Si tú quieres ser el protagonista de tu propia historia, no dejes que otro te escriba el final. Porque solo tú  tienes el poder de decidir.”
Por último, solo me queda decirte que como venezolanos tenemos muchas razones para sentirnos orgullosos, así como de amar a nuestro país, Venezuela. Que nadie nos quite esas razones que solo nosotros valoramos y conocemos. Por otra parte, considero importante mencionarte que parto de la premisa que el venezolano nació exitoso. Por lo que acá te dejo algunas características que según yo, identifican a un venezolano como exitoso. Reconócete, siéntete orgulloso y agrega muchas otras características y razones para sentirte exitoso y decirte a ti mismo que si se puede vivir mejor, que si se puede soñar y materializar tus sueños. Recuerda que estoy para escucharte y si deseas compartir tus ideas conmigo, escríbeme a duvraskamendoza@gmail.com o contáctame por Instagram @dubigsm.

#OrgulloVenezolano

1.                      El venezolano mantiene Actitud Positiva.
2.                      Ante el desconcierto o desavenencias siempre Mantiene el sentido del humor.
3.                      Decidido, Arriesgado y No le Teme al Cambio.
4.                      Siempre dispuesto a Brindar Apoyo.
5.                      Profesionales y Estudiosos. Siempre en ritmo de continuo aprendizaje.
6.                      Ingeniosos, Creativos y Emprendedores.
7.                      Son Familia. Nadie como los Venezolanos para compartir y hacer sentir a cualquiera como en su propia casa, convirtiéndose en los Panas de todos.
8.                      Atentos.  Desde pequeños aprendemos a pedir permiso y ser respetuosos. 
9.                      Inteligentes e Innovadores. Nos conocemos las mil y una p’ salir p’lante en pro de un mejor vivir.
10.                   Fuerza de Voluntad. Cuando se proponen algo, se mantienen firme hasta lograrlo.
11.                   El Venezolano mi amigo, me atrevería a decir casi sin equivocarme que es el único que incluye en su lema de día a día P’lante es P’alla, indicando que es Perseverante y va directo en Busca de sus Sueños.

Así que p’ que más… “Siéntete Exitoso y Orgulloso de ser Venezolano.” Ama a Venezuela y demuéstraselo: Alagándola, cuidándola, protegiéndola y engrandeciéndola Ella se lo merece.

Para ti… “Sueña, Activa y Disfruta”



Hasta el próximo sueño…

viernes, octubre 17, 2014

Conectando Nuestro Yo Interno

Estimados lectores acá estamos nuevamente compartiendo aprendizaje, motivándonos cada día más y transitando por  el camino que nos llevara a nuestro éxito y meta personal.

En esta oportunidad traigo un tema al cual titule en mi mente “Conexiones.”  Como es que hoy día logramos conectarnos? Aparentemente en un mundo como en el que hoy vivimos, inmersos en la tecnología y redes sociales pensaríamos que cada día la distancia es más corta cuando se trata de conectar con nuestros familiares, amistades, conocidos y no conocidos y digo “no conocidos” porque tal y como sucede en nuestro caso, a algunos de ustedes tal vez no los habré conocido todavía personalmente; sin embargo, gracias a este medio podemos conectar nuestros pensamientos, reflexiones y experiencias, logrando sacar de nuestra conversa interna, lo mejor de cada uno e inclusive activando nuestras energías que finalmente son compartidas con otros logrando así una cadena que particularmente llamaría “Cadena de Amor” porque todo lo que se comparte de corazón, rebosado de energía positiva, alegría, esperanza, y fe es lo que yo llamaría “Amor.” Esa cadena de amor que se forma en pensamientos y acción, es para mí sin duda alguna “una conexión.” Ahora bien, en nuestro mundo actual lleno de tecnología y redes de sociales se moviliza cada segundo millones y millones de información. Toda información que va y regresa es conocida como “comunicación”; Sin embargo, el tema en esta ocasión seria: Hasta qué punto esa comunicación es verdaderamente una comunicación?

Por otra parte, tocaría analizar cuanto tiempo de nuestro diario vivir invertimos en este tipo de comunicación tecnológica y cuanto dedicamos a comunicarnos con nuestro yo interno.  Cuando digo, “comunicarnos con nuestro yo interno” me refiero a esa comunicación que inevitablemente debe existir entre nuestro mundo interior, para lograr conectar con quien realmente somos y que queremos, conectando así con nuestros sueños y metas a mediano ó largo plazo.

Podrías tú cuantificar: Cuanto de tu tiempo, dedicas a activar tus sueños propios y si ese tiempo es mayor al que dedicas a las comunicaciones tecnológicas? Responderías con gran facilidad. Cuando fue la última vez que conversaste con tu yo interno y  chequeaste como iban tus metas? Que requerías activar?  Cual fue la última conexión que hiciste que le agrego valor a tus sueños y te hizo dar un paso más al frente de ese camino que te llevara a verlo materializado?  Si lograste conseguir la respuesta fácilmente. Excelente, te felicito, esto tal vez quiere decir que haz conectado recientemente con tu yo interno, y que vas por buen camino desarrollando con paso firme tu plan y propósito de vida; Sin embargo, también estarán aquellos que no lograron fácilmente conseguir esa respuesta o inclusive tal vez no habrán visualizado hasta ahora, que para llegar a cumplir su meta requerirán conversar continuamente con su yo interno, descubriendo con más certeza lo que realmente quieren y logrando visualizar un panorama más claro hacia su meta.

Finalmente, partiendo desde mi creencia que todos tenemos sueños y metas, que solo requerimos de herramientas para perfeccionar nuestra estrategia para alcanzarlos, y conectándome con ustedes y muchos otros haciendo uso positivo de la tecnología y redes sociales, fue como nació la idea de este escrito para compartir con muchos aquello que yo desde mi mundo, aplico para conectar con mi yo interno y mis sueños. Nutriendo, fortaleciendo mis pensamientos y tomando acción hacia aquello que deseo y quiero lograr.

Esperando así que mi pensamiento y mi estilo de vida en particular, sirva para agregar valor a tus sueños y metas, acercándote más hacia aquello que deseas y quieres. Atenta a recibir más estrategias desde tu persona para nutrirnos mutuamente y conectarnos por: duvraskamendoza@gmail.com  / http://duvraskamendoza.blogspot.com/  a continuación te regalo algunas de mis principales estrategias.

Como conecto con mi yo interno?

Escuchando el silencio.
Leyendo un grandioso libro.
Escuchando música clásica.
Escribiendo mis sueños.
Visitando fabulosos lugares en mi mente.
Abrazando a mi hijo.
Amando mi vida.
Cuidando mi salud.
Pensando positivo cuando el camino es arduo de transitar.
Preguntando aquello que todavía no conozco.
Rezando y agradeciendo a Dios todos los días.
Amando a mi familia.
Sonriendo sin importar lo que pase.
Mejorando mis fortalezas y debilidades con la misma intensidad.
Enfocándome en mis metas.
Esperando activamente el próximo reto.
Disfrutando de mi éxito.
Aprendiendo desde los mejores maestros.
Enseñando mis conocimientos.
Llenando mi vida con todas aquellas cosas que ya tengo.
Viviendo mis propios sueños.
Soñando todos los días.

"Viviendo para soñar, soñando para vivir, ese es mi estilo de vida." 

Ahora mi estimado lector,  la tarea es tuya: Sueña, Activa y Disfruta.

Hasta el próximo sueño…

sábado, agosto 30, 2014

Preparar al Cerebro para el Exito

“Estoy lista, tengo todo lo que necesito,
mi fe, mi meta y la energía interna que requiero para materializarla.
Nadie puede detenerme, excepto yo. 
Y si yo lo tengo todo. Entonces que? 
      Actúa, disfruta y espera activamente.” 

Tu día será tal y como lo pensaste sería la noche anterior. Si, así es. En algunas ocasiones, cuando nos espera según nosotros un día estresante, por una cosa u otra, sea porque tenemos muchos proyectos pendientes en nuestro trabajo, reuniones laborales, o de actividades incluyendo la de nuestros hijos, implicando un “full day” de trabajo, actividades escolares, proyectos y pare de contar; pareciera, que para descargar la preocupación o estrés que nos ocasiona llevar a cabo un sin fin de actividades que exigirán un 200% de nosotros, según nosotros, nos encargamos de informarles a todos en casa, en el trabajo, al vecino, al perro o a cualquiera que se nos tropieza, que nos espera un día duro y estresante al siguiente día, comenzando a cargar nuestro cerebro segundo a segundo de pensamientos estresantes y angustiosos, convirtiendo nuestra noche de descanso, en una noche pesada y agotadora. 

Así que, si creímos por un momento que repitiendo a cada segundo que el día siguiente será agotador, angustiante o estresante nos podría ayudar a relajarnos y descargarnos, siento decir que estamos equivocados. Al contrario, pienso que repetir constantemente que nuestro próximo día será una angustia, o no tendremos tiempo ni para respirar, le estamos indicando a nuestro cerebro cómo debe ser su comportamiento ante tal situación. Entonces, como esta vez de lo que se trata es de reinventar estrategias y re-aprender, lo mejor que podemos hacer en esos días con infinidad de obligaciones laborales, familiares o personales, es preparar a nuestro cerebro para que contrariamente a reaccionar con angustia, reaccione con astucia y disfrute el reto de enfrentar un día excitante como ninguno. Un día que nos puede llegar a regalar paz interior cuando lleguemos a casa y reflexionemos sobre lo acontecido y nos demos cuenta que nuestra jornada estuvo llena de retos, nuevas personas con las que tal vez compartimos, nuevos lugares que no conocíamos, o más excitante aún es lograr felicitarnos al descubrir, que fuimos capaces de disfrutar un día como ningún otro con entusiasmo y atentos al siguiente reto.  Es en esta etapa cuando en mi opinión, comenzamos a ser creativos y construimos días excitantes y potencialmente exitosos, reinventándonos así nuevos pensamientos y alojando en nuestro cerebro emociones positivas, re-aprendiendo que es más valioso preparar a nuestro cerebro para el éxito y que se mantenga disfrutando de la vista y emociones que descubrirá en el transcurso del camino, concediéndole así a la meta toda la energía y no al tiempo que nos lleve materializarla.

Hasta el próximo sueño…